¿Es tan importante saber tu número?

Cuando descubrimos el Eneagrama y nos adentramos a estudiarlo, muchas personas tenemos la gran inquietud de conocer rápidamente nuestro eneatipo dominante, nuestro número.

Esto nos genera a veces preocupación y lo enfocamos en algo externo, en saber ese número. Al hacer esto estamos dejándonos llevar por nuestro ego y entregándonos inconscientemente a su fuerza. No estamos enfocándonos en nosotros mismos, en conocer realmente nuestro interior y en cómo podemos ser nosotros conscientemente los que dominemos o controlemos la situación, dejando al ego a un lado.

Es como si nuestro propio ego nos engañara y, de alguna manera, nos llevara a utilizar el Eneagrama para su beneficio.

Desde mi punto de vista, lo primero de todo es identificar la Triada a la que se pertenece, para ver dónde está verdaderamente la cuestión. Hay tres Triadas: Triada Visceral, Triada Emocional y Triada Mental. Cada Triada es un centro de inteligencia diferente que tiene una sensación dominante en su vida:

  • Triada Visceral: sensación de ira y rabia
  • Triada Emocional: sensación de vergüenza y tristeza
  • Triada Mental: sensación de miedo frente a la realidad

En cambio, la gente que empieza a estudiar el Eneagrama está muy preocupada por averiguar el número, porque piensa que cuando averigüe el número ya está todo solucionado. Pero realmente cuando averiguas el número es cuando empiezan los “problemas”, porque tienes que empezar a ver cómo poder quitarte la etiqueta de ese número, porque si no, te conviertes en un conformista de la vida, en una persona que piensa que ya se conoce por saber simplemente su número y te resignas a decir “es que como soy este número…”, en vez de darte cuenta de qué es lo que te está controlando para poder ir más allá y trascenderlo.

Saber tu número no es la solución, saber tu número es el primer paso. A partir de que sepas tu número, tienes que darte cuenta de tus pensamientos y darte cuenta de tus reacciones impulsivas, para luego dejar de luchar contra tus pensamientos y centrarte en cómo vas a actuar. Y para poder actuar, antes tienes que pensar y sentir, utilizando los tres centros de inteligencia ( Triadas ).

En la próxima entrada os explico qué es lo que hace cada Triada en un principio en estos casos, cómo reacciona y cómo podemos equilibrar esos impulsos reactivos que hacemos sin cuestionarnos.

Posted in Sin categoría.