Eneagrama, Ego y Emociones

¿Cómo puedo detectar que tengo una emoción determinada?

Gracias al Eneagrama y al autoconocimiento, podemos guiarnos mejor a la hora de detectar una emoción en nosotros. La mayoría de las veces lo que detectamos son pensamientos, no emociones, porque nos cuesta trabajo conectar con la parte más emocional de nosotros mismos.

Todo el mundo sabe que la alegría es una emoción agradable, y que la tristeza en una emoción desagradable. Pero de lo que se trata es de ser consciente de qué emoción estoy sintiendo en cada momento., de qué emoción se da en mi momento presente.

Cuando tengo una emoción desagradable de rabia, me doy cuenta de que surge en el momento presente. La rabia se da por algo que ocurre en el instante presente, algo que me está molestando o incomodando ahora. Los eneatipos viscerales (eneatipo 8, eneatipo 9 y eneatipo 1), no saben gestionar la rabia. Cuando estudias el Eneagrama y te conoces, y descubres que eres un visceral, te das cuenta de que no sabes gestionar la rabia, no sabes gestionar la ira, porque estás buscando tu independencia. Saber esto te lleva a darte cuenta de ciertas cosas, porque cuando te domina la emoción te está dominando el ego.

A los eneatipos emocionales (eneatipo 2, eneatipo 3 y eneatipo 4) lo que les cuesta es gestionar emociones de tristeza y de vergüenza. Más allá de eso, lo que tienen que ver es si sus pensamientos son del pasado, porque cuando el ego te lleva al pasado no estás viviendo el momento presente y, por lo tanto, estás sufriendo. Hay que ver la importancia que tiene la emoción junto con la importancia que tiene el momento temporal del pensamiento que se está produciendo, que te está generando ese bloqueo emocional.

Si un eneatipo emocional sabe y es consciente de que su pensamiento viene del pasado, puede traerlo al presente haciendo dos o tres respiraciones tal vez, generar tranquilidad y volver al presente. El ego está al cargo cuando no te das cuenta de que estás pensando en algo que sucedió hace 3 años y eso te genera tristeza o la emoción que sea.

Los mentales, en cambio, tienen una dificultad con la seguridad y con el miedo. Tienen que tener claro cuándo se produce el miedo, que normalmente se produce cuando tienen un pensamiento sobre el futuro, te alejas del presente y te sitúas en el futuro pensando que te puede pasar esto o lo otro. El ego también quiere que te identifiques con el cuerpo, entonces si te pillas pensando “cuidado si haces paracaidismo porque te puede pasar algo (le puede pasar algo a tu cuerpo)”.

Si te identificas con el cuerpo el ego está al cargo, si te identificas con el miedo el ego está al cargo, si te identificas con la tristeza el ego está al cargo, si te identificas con la rabia el ego está al cargo. Si no tienes capacidad para detectar el momento en el que están tus pensamientos, el ego está al cargo.

El ego usa las emociones para dominarte. Si te domina la emoción, te domina el ego.

Recordemos que el ego es el constructo mental que hizo el niño, por lo tanto quien está teniendo miedo, quien está triste o quien está enfadado es el niño interior. Dependiendo cuál sea la emoción con la que tienes problemas, pertenecerás a una triada o a otra.